martes, 6 de diciembre de 2016

LA ESTRELLA QUE AÚN ME PERTENECE

Durante miles de años, los navegantes han observado las estrellas para saber dónde están. El mar se mueve debajo de ellos. Es una vida  de incertidumbre. Sin embargo, se sienten tranquilos con la presencia fija de la Estrella del Norte.

Aquí en la Tierra, nada deja de moverse.

Al llegar a san Cugat  me quedo  en el interior del coche  esta noche fría y pienso que las estrellas  y  los astros  son  testigos  mudos  del azar  de   nuestra existencia . En Nesum Dorma  se canta " ¡Que nadie duerma! También tú, oh Princesa, en tu fría habitación miras las estrellas  que tiemblan de amor y de esperanza".

Cuando me enamoraba y  se  hacía   de noche   jugaba a poner un nombre  a la estrella  de  mi amor, a veces platónico . Y sé muy bien que una de esas vagas estrellas sin nombre me pertenece. Y ahora, dentro de este automóvil  recuerdo otros nombres  que bauticé enamorado como un lobo auyándole  a la luna.  Tal vez esa  luz y ese brillo hoy están apagados. Y es  posible
que  ese  tintineo que  miro mientras escucho a Cris Rea  sólo sea un grano  que brilla de noche suspendido en la nada, rodeado de frío .

En fin, mientras no se apague, espero seguir navegando . Ando hacia casa y acaricio unos parterres. Desde hace  miles de años  nos  guiamos  por la estrella Polar.

A  veces  en mi mar  no  encuentro esa Estrella. ¡Cuanto tiempo en el desvarío!.  Quiero que el día en que llegue el dolor  me pille  siguiendo mi particular Polar. Esté  donde  esté, la miraré  sonriendo , porque sé donde voy. También el desamor es una    pérdida pero, en fin, con el tiempo  los sueños que no logré alcanzar se diluirán  en el agua azul  de  mi  biografía.  

Poco más  da una noche de diciembre como esta. Antes de llegar a casa  , en la plaza, unos adolescentes se besan temblando de pasión.  Llego a  la habitación. Enciendo la estufa. 

Te voy a  decir un secreto, a ti, amig@ que hace años que me lees: esa estrella que ya no existe es la que amo y aún me pertenece.



----------------------------------------------------------------
ESPACIO RADICA: SOBRE NIÑOS Y AMIGO QUE QUIERE LIGAR A MAMÁ SEPARADA.




lunes, 5 de diciembre de 2016

EL CIELO Y EL INFIERNO

El cielo y el infierno están aquí. 

Por ejemplo, el cielo consiste en escuchar la Obertura dela Traviata de Verdi.  Contemplar cómo resbala el aceite virgen de oliva sobre una ensalada de remolacha. Sentir la mano cálida de san Juan Pablo II , y su abrazo. Oler a hierba mojada después de una tormenta de  septiembre . Recordar aquella tarde de la adolescencia cuando besaste  por primera vez unos labios. Jugar a la Oca en familia . Escuchar la mansa lluvia en la calle  mientras a la amorosa luz de la mesilla de noche lees a Miquel Martí i Pol.  En diluirse en     los días  azules de tu infancia al pairo de tu memoria  que recuerda emocionada. Darle la vuelta al culo de la maja del espejo de Velázquez . Beberse  unas sopas de ajo bien calentitas en diciembre.

En la mirada y  los  hechos de santos que no conoceremos nunca.

Por el contrario, el infierno es el aliento fétido de ese desconocido que  se cuela  en Ferrocarriles para coger sitio . Sufrir los lloros  histéricos de niños que no tienen edad  para ir en cochecito dando berridos. Los pijo adultos  que visten como adolescentes y se pasean con putones desorejados . La soledad de saber que ella, a la que tanto amaste, ya no vendrá.  No  poder regresar y refugiarte en un momento feliz de la infancia y que el perfume de una tortilla de patata no te lleve al regazo de tu madre. El dolor siempre inútil de los inocentes . Saber que hay una puta embarazada que se vende a precio de saldo  en una esquina a la hora más alta de la madrugada.

No encontrar respuesta nunca a las lágrimas. El olor a col hervida de algunas casas. El inmenso aburrimiento de una pareja frente al televisor un atardecer de domingo. Dios, a veces, también me parece un infierno.

El cielo y el infierno están aquí. Forman una pequeña trama, casi infinita. 
---------------------------------
ESPACIO RADICAL LIBRE¨ LOS DÍAS DE LA BICICLETA.

domingo, 4 de diciembre de 2016

LA ROSA MARCHITA

La rosa huele mejor cuando comienza a pudrirse. Y hay amores  viejos    que a fuerza de ternura y complicidad van reemplazando la primera pasión amorosa. Esos amores desprenden  la mejor de las fragancias.

Con la primavera  de  nuestras vidas ya pasada esa flor exhala un perfume fenecido y éste atrae la gula de las abejas más finas. 

Tengo miedo. Siento que  vienen a libar la rosa podrida de mi vida  un enjambre de abejas de cualquier condición . Y  no  me importa. No  puede negarse que el jugo que extraen de ella puede  ser  exquisito y, a veces, letal. A unas  les engorda, a otros les  mata, a todos nos perfuma esa flor ajada con el mórbido aroma de la decadencia.

---------------------------
ESPACIO RADICAL LIBRE: UN BAUTISMO

sábado, 3 de diciembre de 2016

NUESTRA SEÑORA DE LA GATERA

En  el colegio  comprobé  que , por lo general, había un tipo de chicos acomodaticios, de caletre lanar y ovejuno, capaces de  retener  lo  que se les enseñaba, y sin sagacidad para percibir,  ni iniciativa para gozar por sí mismos.No  los  critico. Bastantes de ellos  eran educados  en esa  vida, y se sentían muy a  gusto  en ese  ambiente.

Después  estábamos  los    malos estudiantes. Por lo general éramos  tipos sanos y alegres, que gustábamos de  lo prohibido, temerarios con frecuencia, animosos y decididos. Con  muy  poca vergüenza. Sentíamos  la circulación de la sangre y el latir del corazón, dispuestos tan pronto a reír como a llorar, y que preferíamos correr detrás de una pelota o una mariposa, sentir el viento en la cara, mirar los campos o el cielo, trepar por un sendero escarpado, esperar horas a  que  pasase la chica de nuestros  sueños , o precipitarse impetuosamente en todos los menudos conflictos e intereses de sus amigos y compañeros.

Todo eso antes antes que dormitar sobre un tabarroso libro de texto, repetir fórmulas estúpidas  a la zaga del maestro, sentarse horas y horas ante el pupitre, como atornillado a él, para recibir a fin de curso una medalla absurda , un sello de eminencia, o de  distinción, en premio a tanto tiempo perdido.

Todo esto  viene a  cuento de  una  historia  que  explica la entrada  de hoy.

De bien pequeño  me enseñaron a amar a María. La quiero mucho. ¡Cómo  no  la voy a querer!.

Mi padre , cuando rezaba el rosario, paraba en la letanías cuando  recitaba "refugio de los pecadores". Echaba el  freno   y se me quedaba mirando  con una cara de penica...Algo se olía de  mi condición  golfa. Golfa y atormentada. Soy así.

En los jesuitas  insistían  mucho en la devoción a la Virgen. Me caló muy hondo y conecté  muy fuertemente con ella  como madre. A mi Jesús  me daba miedo. Me da. Ese Jesús que maldice a la higuera  porque no da higos , "y no era tiempo de higos". "¡Joder!", pensaba, ¡qué  carácter!". Porque  uno siempre  se ha identificado  con  esa higuera.

Y me sentía atraído por  su Madre, que todo lo perdona.

Siempre ha venido conmigo. Incluso en mis mayores  torpezas. Siempre.

Leí una vez que una tormenta ártica, moviéndose al sur, puede de repente colisionar con una tormenta tropical camino al norte. Y cuando estas colisiones del clima tienen lugar, hace que la tormenta explote . La suma total de su energía destructiva es devastadora. Así me sucedía. Uno, que ya viene  "tormentoso" de cuna, colisionaba con otra  fuerza de la misma  intensidad. Y el barco se iba a las piedras.

Eso me ha sucedido  muchas veces en la vida , pero una fue  destructiva, aniquiladora, catastrófica: la muerte de Manuela.

Uno puede  simular fortaleza, aparentar tener una fe que no tiene, pero aquello me dejó desorientado, perdido. Me fui a Guatemala  como podía haberme  ido , ¡yo qué sé!.

Fue una tormenta perfecta. Pero también María se vino conmigo. Todas las noches, aún lo hago, rezaba "santa María Madre de Dios, y madre de Manuela...". Con ella crucé  límites, fui de aquí para allá,  atravesé nuevas fronteras... fronteras del corazón, del alma. Tuve suerte, regresé  a casa habiendo aprendido algo más sobre mi.

Regresas- siempre estamos  regresando, de vuelta a casa- y sentía que me faltaba algo.

Un día  vi una puerta gatera. Me gustan mucho esas viejas puertas de pueblo que  tienen un agujero en la parte de abajo. Se hacía  para que entraran y salieran los gatos.Era "la gatera".

Me acordé de María. "Puerta de la Esperanza", "Puerta del Cielo". Muchas veces  había escuchado  referirse a la Virgen como  la puerta  de entrada al cielo.Yo, la verdad, no me veo llamando a esa puerta. Según los cánones  de  la salvación si  ahora  me muriese  no me abrirían esa puerta.   Con toda seguridad. Soy el  alumno que  no estaba  cuando pasaban  lista.

Y me acordé de la puerta gatera. "Nuestra Señora de la Puerta Gatera". La puerta  para gat@s  como yo que , dejando algún pelillo en el agujero, tienen un pase.

Se lo comenté  a una amiga artista y me sugirió  hacer un cuadro con la idea.

- Me gustaría -  le  dije-  fuese una puerta de color azul, vieja. Y en la fachada  una imagen de la Virgen que tuviese un aire a Manuela.

Pues bien, aquí la tenéis. Una nueva advocación.

Su fiesta es el 17 de septiembre. Se busca cura que la bendiga.

Si queréis que la artista  os  trabaje un encargo, os puedo poner  en contacto.




viernes, 2 de diciembre de 2016

AGUA BAUTISMAL

Pertenezco a una  generación que  le bautizaron el cogote con agua bendita . En principio  se trataba de limpiarnos del pecado original. Pero algo  me dice que lo que caló en mi cuerpo de bebé  en la Basílica del Pilar  fue  el complejo de culpa.

Por  culpa de ese  complejo  tuve  que defenderme en la vida mintiendo. 

La imaginación  con la  que  mentía  fue  una forma de sobrevivir al castigo  y también mi mejor obra de arte.

Uno robaba, mentía,  fumaba, se metía en muchos berenjenales .Con reflejos increíblemente hábiles, pero inútiles, engañabas  a tus padres, al confesor, al maestro, a tus amigos , a la novia, al marido, a la amante, a los hijos, a nosotros mismos, y todo eso a cambio de nada , sólo  porque mentías de muy pequeño.  

El placer que uno podía   conseguir iba  unido al miedo. La   gamberrada dichosa seguida del castigo.El sentimiento  de  querer ser  mejor  persona iba unido por una sensación de falta de autoestima, de desarme. El sexo era  un trabajo sucio.  El sentido del deber herrado a fuego en el costillar. La amenaza difusa de un tortazo  que nadie sabe de dónde vendrá, y que tenías muy claro que será siempre merecido. 

Ese  aire   de naturaleza caída es la sopa de nuestro cerebro.

"Estamos inclinados a  pecar", era un dogma de fe.

¿Quién daría una  perragorda  por una generación que arrastra la culpabilidad   debajo de los zapatos? 

Pero esa agua bautismal  nos inoculó una especie de anticuerpo: la posibilidad de convertir nuestras mentiras  en una belleza inspirada por la autodefensa.

Hoy  los adolescentes  no saben qué es eso del pecado original. Esa es la razón de su ingenuidad e inocencia. Ahora los jóvenes no pueden mentir. Si el el pecado original no ha existido para ellos, se ven obligados a ser felices, a desenmascarar el alma, a vivir con impudor todas las sensaciones. 

Estos  chicos  no conocen la culpa. Hacen el amor sin dolor de conciencia, dicen siempre la verdad, se ríen de tu moral atormentada .

Pero todos estamos condenados. Ellos, a ser sinceros; nosotros, a seguir mintiendo.

Resultat d'imatges de BAUTISMO AGUA
-------------------------
ESPACIO RADICAL LIBRE : ESTÁS MUERTO

jueves, 1 de diciembre de 2016

SOBREVIVIR A LOS GRANDES IDEALES

A esta altura de la vida uno ya sólo aspira a ser decente , a mantener  el tipo,y a sobrevivir  a  los  grandes ideales.

No  quiero engañar a  más gente - bastante  he hecho por causa de la mentira- las mías-  y sólo  me basto. Andar, contemplar, sorprenderme  del amor que veo en otros, y buscarlo con mi particular batea  que lleno con arena y agua del río  de  mi vida  y la remuevo  filtrando pepitas    de oro de la arena.

Me  sorprendo de que salga el sol cada día. Todas las doctrinas han pasado y el aceite de oliva permanece. Todos los imperios han caído y, no obstante, dentro de uno hay un jardín que intento cultivar  con mi particular ascética y retirarme en la espesura de mi pobre vida interior.

Vivo  en el escepticismo alegre de  santo Tomás . Pero no  lloro por los días perdidos, por los placeres que uno sacrificó a la prudencia, por los impulsos ahogados. Si hay que levantar la copa lo haré brindando  por los días cuando éramos guapos, y éramos buenos, y nos vestíamos con una ingenuidad  maravillosa:  por la memoria de aquellas horas. 

Ahora la madurez consiste en ir secando  la carne   de nuestra vida  hasta convertirla   en una cecina de gran calidad, bien curada. O ahumar  los salmones  que remontan el río de esa vida  tuya que  fue y hacer un buen arenque.

Rechaza  de un manotazo  esos  pensamientos que te llevan  a aquellos proyectos que no pudiste llevar a cabo. Zambúllete  de punta cabeza  desde uno de los puentes de  ese río de tu vida y  siente  como  fluye  el agua.

Verás  que todas  las  ideas en las que creíste  de una manera tan fanática discurrirán suavemente acariciándo  tu piel impermeable. Mientras , el mundo se va por el desagüe.

Estás de  vuelta de todo , pero en medio de tanta incertidumbre  siempre quedan las brasas  que fueron fuego. Sólo es cuestión de  soplar sobre ellas : sorber unas buenas sopas de ajo, saborear un fino gazpacho, escuchar a Katie Melua, tener unos buenos amigos de tertulia, ,amar a los que te quieren, ser la  mejor persona  que puedas ser, no tener vanidad alguna, leer libros que te mejoren,  hacer ejercicio, cuidarte

Ninguna filosofía es más profunda que la tortilla de patata que te hizo tu madre, o una   ensalada bien aliñada  . Cuando no creas en nada  los pájaros seguirán cantando , y aún quedará la luz de la mirada de tus hijas , la bondad de  las personas  sencillas, los macarrones bien  hechos , la compasión ante el dolor ajeno  y  el aroma de café. 

No te preocupes, siempre  hay un camino de regreso  para sobrevivir  a los grandes ideales.
-----------------------------
ESPACIO RADICAL: CAMINO A LA TRANSPARENCIA

miércoles, 30 de noviembre de 2016

EL AJEDREZ

La vida es  un tablero de ajedrez . En  ese  tablero hemos sido  colocados al nacer. Puedes ser un simple peón, en primera línea de  combate. En la trinchera. Avanzas poco a poco, con esfuerzo. Algunos caen al primer movimiento.

Otras eres un caballo cabriolero y salvaje. O una torre , rígida, derecha a su objetivo. Una vida sin emociones, previsible. El alfil. La reina. El rey...qué más da: nadie elige su condición.

La vida tiene sus reglas, y sus trampas. Y sus tramposos.

La apertura es la fase inicial de una partida de ajedrez. El objetivo es obtener una posición de comienzo ventajosa. En caso de no poder realizarse con éxito, implicará una situación de inferioridad para el resto del juego.

Boby Fisher  con tan sólo trece años , en la llamada “La partida del siglo”, sacrificó la  dama en  la movida 13. Un sacrificio en ajedrez es una exquisita jugada y una de las más apasionantes del juego, donde se ofrece una pieza al rival en busca de un beneficio mayor. Ofrecer la dama como en este caso, es el máximo riesgo y tentación para el oponente.

Al final en esta partida sabes que el adversario más peligroso eres tú. Cervantes escribió que "mientras dura el juego, cada pieza tiene su particular oficio; y en acabándose el juego, todas se mezclan, juntan y barajan, y dan con ellas en una bolsa, que es como dar con la vida en la sepultura.".

El ajedrez es juego de dioses: ¡manejar a nuestro antojo un mundo en pequeño con todas sus figuras! Quién sabe si el mundo no será en resumidas cuentas más que eso, un gran tablero de ajedrez al que unos seres superiores juegan con nosotros como nosotros jugamos con las figuras del ajedrez.

tu riqueza más preciada no era el dinero si no era el tiempo - guillermo zuluaga
-----------------------------------------------------------

ESPACIO RADICAL: HASTA MAÑANA